Renault

Renault

El primer coche Renault con tecnología turbo apareció, como tantos otros, en la década de los 70 del pasado siglo. Muchos años después, la firma francesa sigue comercializando modelos que compiten en la cumbre de las grandes marcas.

Renault no solo ha fabricado y sigue fabricando coches, sino camiones, furgonetas... y también Formula 1.

Al haberse introducido en el ámbito de la competición, tantos los turbos como otros componentes de su mecánica, se adecuan a modelos convencionales. De esta manera, modelos como el Renault 5 o su sucesor, el Clio, han supuesto un antes y un después en el mundo del motor en Europa.

La firma francesa también ofrece versatilidad en un catálogo que abarca todas las preferencias. En cuanto los modelos anteriormente nombrados, existen versiones deportivas para las cuales no vale con cualquier mecánico.

Sistemas de turbocompresión como los del Clio Gordini, por ejemplo, hacen imprescindible la participación de mecánicos altamente cualificados.

Los turbos de los Renault no se averían con facilidad, sin embargo siempre está presente la posibilidad de una falla mecánica, un error que repercuta en la totalidad del sistema de sobrealimentación y quizás del motor.

Los expertos aconsejan a los conductores sobre ciertos indicios que pueden hacer sospechar un fallo en el turbo de su Renault. Una de las señales es un excesivo gasto de aceite.

Esta afección puede notarse por la gran cantidad de humo blanco expelido por el tubo de escape.

Si el conductor no hiciera caso de este indicio, los casquillos del turbo se verían deteriorados; por ello es fundamental contactar cuanto antes con mecánicos profesionales.

Lo mismo ha de hacerse cuando se siente un silbido anormal al acelerar. El mecánico determinará el origen de este problema, normalmente procedente de los componentes de agarre del sistema: manguitos y otros.

La pérdida de potencia del turbo para Renault puede vincularse con una falla en alguna o varias de las válvulas. Estos elementos están asociados a membranas de componentes cuyo deterioro supondría un grave problema para la totalidad de la mecánica del coche.

Por cierto que Renault no solamente comercializa coches. Es célebre por sus camiones de gran tonelaje, así como por sus autobuses, para los que desde TURBOS ON-LINE también disponemos de turbocompresores.

La tecnología turbo es compleja, sobre todo en ciertos casos y en ciertos modelos que ya no se fabrican. Tenga presente que desde nuestra empresa nos dedicaremos a la remodelación de turbos a partir de componentes nuevos, comprobados y óptimos para su coche, camión o autobús.

Se trata de un área de la mecánica que solamente debe ser tocada por verdaderos especialistas en sobrealimentación. Tanto en coches Renault como de otras firmas, tareas mecánicas estandarizadas pueden conllevar gastos, averías e incluso la ruina del coche.

La personalización habrá de ser la tónica en toda acción realizada por los mecánicos profesionales. Sabemos que no todo el mundo comprende el funcionamiento de un turbo, ni sus componentes fundamentales y cómo deben ser mantenidos; por eso también nos dedicamos a asesorar desde la experiencia y honestidad profesional.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE