Garrett

Garrett

En Reparación de turbos nos ocupamos de diferentes marcas de turbos, entre ellas Garrett. La firma norteamericana comercializa turbocompresores para satisfacer requerimientos de toda clase, y si lo precisa, nuestros operarios y mecánicos especialistas, se ocuparán de reparar el turbo Garret para su vehículo, sea este cual sea.

Recuerde que nuestro equipo está equipado con la tecnología más avanzada para resolver, en poco tiempo, las averías frecuentes y menos frecuentes en los turbocompresores.

Entre los dispositivos que utilizamos, sobresalen los reguladores. Disponemos de aparatos de regulación para el control y ajuste de sistemas con actuadores electrónicos, sistemas de última tendencia que incorporan marcas como Mercedes, Audi, Volkswagen o BMW, entre otras.

En cuanto a la propia marca Garrett, ha investigado y propuesto nuevas vías en cuanto a la disposición de los componentes de los turbos.

Por ejemplo, facilita turbocompresores mucho más compactos que los anteriores, y además eficientes desde otros puntos de vista, por ejemplo el relativo a emisiones contaminantes.

Por otro lado, en Garrett también podemos encontrar turbocompresores de geometría variable, con incorporación de dispositivos electrohidráulicos, además de un solenoide específico. Gracias a estos dispositivos, se dará una variación en la transmisión del aire del turbo, transformación que se relacionará entre otros factores, con las R.P.M., optimizando el ahorro, las prestaciones y la eficiencia energética.

Los turbos Garrett están diseñados para coches, camiones, autobuses... además de otros muchos vehículos. Su reputación ha convertido a estas piezas en una de las más solicitadas y vendidas.

Lo cierto es que a pesar de su gran resistencia y fiabilidad, pueden presentarse problemas que resolveremos no solo a través de la tecnología antes mencionada, sino también mediante la experiencia.

Hay que saber identificar la avería y asesorar a los conductores cómo deben mantener en buen estado el turbocompresor de su vehículo. Entre los problemas frecuentes que se presentan en un turbo, destaca una mala lubricación.

El aceite también puede jugar malas pasadas si está deteriorado o su calidad es baja. Si la carbonilla se adueña del dispositivo, el turbo también verá obstaculizado su funcionamiento, dándose averías de mayor o menor gravedad.

Hay que recordar que la fuerza de trabajo de los rodamientos o casquillos es enorme, por lo que se implementan sistemas para que dichos elementos eviten la fricción gracias a una capa de aceite a presión.

Sin embargo, la estanqueidad de los casquillos puede no ser la óptima. En estos casos, las pérdidas de aceite son de los problemas más comunes, incidencias que originan gastos económicos y una disminución de las prestaciones. Tanto los turbos Garrett como otros, pueden sufrir ineficiencia de la geometría variable. Ello trae como consecuencia una disminución de la potencia y proliferación de carbonilla u hollín.

En Reparación de turbos llevamos a cabo un trabajo 100% personalizado y garantizado.

Cuando es necesaria la sustitución de piezas, siempre lo hacemos con componentes testados, nuevos y de la calidad que corresponde al turbo de su vehículo.

Tenga en cuenta que las altísimas temperaturas que han de soportar los turbocompresores, hace que sea necesario afinar al máximo para conseguir el máximo provecho de este elemento, imprescindible hoy en día en la inmensa mayoría de los coches, camiones y otros medios de transporte.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE